A los pastores del Ministerio Cejes los sostiene la Fe

la dedicación a su trabajo incansable creyendo y formando discípulos y lideres conforme a la Palabra de Dios. la obediencia a este llamado, los ha convertido en Pastores de la RED CEJES, extendida a otras ciudades y regiones. Pareja con 37 años de matrimonio, que inspira ejemplo de unidad y fidelidad a Dios reflejado en sus frutos.

Disfrutan de la bendición de su familia sus maravillosos hijos, Katteryn, Ángel José, Kendys, María Angélica y Marilyn, quienes también dedican su vida a servir al Señor; y sus cuatro hermosos nietos varones una generación que esta en la promesa de Dios ; Samuel Esteban, Santiago José, Ian, Ethan.

ANGEL FLOREZ LEÓN

Es un Ingeniero Agrónomo oriundo de San José de Oriente. De padres cristianos, los cuales  le enseñaron y le formaron  en  los principios bíblicos. Dios le escogió para servirle a través de una palabra profética para dar inicio a  este ministerio Cejes, junto a su esposa Damaris  Oñate  De Flórez, creyendo en el  propósito  de Dios, su respaldo, su provisión integral; y  bajo la premisa Bíblica   “Yo pelearé por vosotros, vosotros estaréis tranquilos” Es un   líder, que tiene una clara visión de extender EL REINO DE DIOS, lo cual le ha permitido, con la ayuda del Espíritu Santo, plantar varias iglesias en el departamento del Cesar y varias regiones  del país. Ha creado  varias fundaciones,  un canal de televisión y el evento  “Fiesta Celestial” la fiesta mas bonita, que   cada año  reúne  al pueblo Cristiano en Valledupar,   para    adorar  Dios con  música  Gospel en vallenato, al son de caja, guacharaca, y acordeón.

DAMARYS OÑATE

Es adoradora, hija de padres cristianos, por quienes conoció la  Palabra de Dios desde su infancia.  Compone e interpreta canciones, vena musical heredada de su papá. Directora de alabanza  desde los inicios del Ministerio Cejes. La guía del Espíritu Santo,   el talento de su voz y la unción que Dios le ha dado han sido esencial para tocar esos corazones, que hoy  levantan su exaltación y adoración a Dios en esta Iglesia. Es una mujer de sonrisa tierna y una gran sensibilidad por los niños, tanto que entregó más de 30 años a la pedagogía, como docente de varios colegios en  Valledupar, experiencia esta, que unida al conocimiento de Dios,  ha sido importante para  su gran labor en el Ministerio Infantil, formando maestros y levantando  nuevas generaciones,   comprometidas    con  en el  Reino de Dios. Es un pilar en el ministerio de mujeres, pero es el amor que irradia el aspecto más hermoso de su carácter, su presencia es comparable a un abrazo de madre; es  una verdadera ayuda idónea.